Mis niños

El amor se riega todos los días

Mi foto
En el nirvana, El séptimo cielo, Heard & McDonald Islands
RÍE. LLORA. AMA. VIVE. Republicana, progresista y romántica por excelencia. Fuerte sentimiento de la justicia. Divino desastre pálido y frío. Creo en el destino, en la educación al pueblo y en el cambio. "Sapere aude."

domingo, 17 de julio de 2011

Segunda confesión.

Supongo que no te irás, ni te quedarás. Ya no hay ni un por qué por el que te puedas quedar ni por el que te puedas ir.
No sé si ella estará o llegó a estar, ahora ninguno de nosotros estamos con los otros; ni quizás estemos nunca, porque nos hemos quedado los que nos queremos, más bien, me quedo con los que quiero.
Ya te puedes ir sin que yo te lo vuelva a impedir, sin que te vuelva a pedir cosas que no van a pasar aunque quiera; porque si te vas de lo que queda de todos, no te llevarás el por qué estoy allí.

El por qué es: Tú me llevaste a ellos y por ello no te podías ir, ya solo es un recuerdo bonito más en mi vida. Si te hubieras ido mis ganas de salir se hubieran desmenuzado, porque si me preguntaban cómo llegué allí mi respuesta se hubiera ido contigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario