Mis niños

El amor se riega todos los días

Mi foto
En el nirvana, El séptimo cielo, Heard & McDonald Islands
RÍE. LLORA. AMA. VIVE. Republicana, progresista y romántica por excelencia. Fuerte sentimiento de la justicia. Divino desastre pálido y frío. Creo en el destino, en la educación al pueblo y en el cambio. "Sapere aude."

martes, 17 de junio de 2014

Una carta de amor retrasada

¿Alguna vez antes te habías enamorado? El bombeo de tu sangre más caliente y más rauda. Tú, yo y las tardes de cama, como cuando sentía tus ojos, tus pupilas sobre las mías y me sentía palidecer...

La primera vez que te vi... que te vi sonreír, capturé tu sonrisa de placer y pura cruzando por tu rostro y fue en ese momento en el que te permití absorber cada parte de mi ser. Yo era el modelo (el modelo es meramente accidente) sobre el que tenías que reproducir el arte de amar. Te regalé mi alma como pinturas y bodegón para abandonarme en ti cada día un poquito más hasta que absorbieras mi naturaleza entera.

Así fueron pasando los días, los meses, donde tú y yo vivíamos en un mundo de marfil y pétalos de rosa, me continué construyendo como persona a partir de ti, de tu vida y tus recuerdos, pero los mundos de marfil y pétalos de rosa son insostenibles (o eso decías tú).
Te fuiste con mi naturaleza, te la llevaste (mi romanticismo, mis cabellos rojos o parte de mi sonrisa) mientras pasó el tiempo hasta ser descorazonada y pueril tan solo físicamente. No somos unos salvajes pero siempre acabábamos como animales, por ti o por mí, pero el tiempo te enseñó a que nadie te iba a querer como yo...


Nadie...Como yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada