Mis niños

El amor se riega todos los días

Mi foto
En el nirvana, El séptimo cielo, Heard & McDonald Islands
RÍE. LLORA. AMA. VIVE. Republicana, progresista y romántica por excelencia. Fuerte sentimiento de la justicia. Divino desastre pálido y frío. Creo en el destino, en la educación al pueblo y en el cambio. "Sapere aude."

jueves, 23 de octubre de 2014

No quiero chocolate.

Estamos hechos de cosas que no nos pertenecen. La chaqueta de la abuela moviéndose en tono unísono con el viento, los zapatos que me compró mi madre o la pulsera de bisutería dada en mi decimoctavo cumpleaños.
Estamos hechos de recuerdos y sentimientos (yo de sentimientos huracanados) y buscamos ansiosamente que alguien pueda llegar a comprender una mínima parte de nuestro ser, pero no queremos que okupen los espacios vacíos de nuestras mentes. Porque nos aterra, nos aterrorizamos ante alguien nuevo que pueda desmenuzarnos, vapulearnos meternos en un ataúd mental en el que gritaremos pero nadie nos podrá oír mientras escribamos con las uñas ensangrentadas y deshaciéndose en la tapa de ese ataúd, buscando un mundo, una alternativa, una nueva vida que nuestra mirada ya no podrá alcanzar. Esperamos encontrar la solución de nuestros problemas comiendo y comiendo toneladas de chocolate y ahora esperamos ser escuchados cuando nos encontramos a dos metros bajo tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada